¿Cómo se originan los Bitcoins?

La proliferación de los Bitcoins la ha convertido en la moneda criptográfica más masificada de la historia, consolidando una cotización relativamente estable en comparación las monedas tradicionales y siendo aceptada en cada vez más comercios y entidades. La tendencia, si bien es volátil, es que se masifique cada vez más y cualquiera cosa se pueda pagar con Bitcoins.

El sistema se regula a sí mismo de forma que depende de los usuarios la oferta, la demanda y por tanto el precio de los Bitcoins. Esto sucede debido a que la cantidad de monedas existentes son generadas por las personas a través de sus computadores, a través de un mecanismo capaz de autorregularse y que no permite la estafa.

El proceso de minería

El proceso de generación de Bitcoins se define como minería. Esto consiste en, esencialmente, intentar descifrar una cadena de códigos a través de un determinado algoritmo. Esto significa un importante despliegue de capacidad matemática y lógica incluso para un computador.

El descifrado de estos códigos no es más que validar las transacciones que se dan entre los usuarios. Es decir, verificar que los códigos empleados son legítimos, y que ambas direcciones existen. El sistema recompensa a los procesadores de estas transacciones (mineros) con un Bitcoin de acuerdo a la cantidad de intercambios que procesen.

Convertirse en minero de Bitcoins

Ser minero de Bitcoin es esencialmente sencillo. Consiste en descargar el cliente del programa y ejecutarlo para que el computador comience a desarrollar cálculos. Sin embargo un ordenador estándar no cuenta con las capacidades técnicas para lograr descifrar las cadenas de criptografía.

Ante ese escenario el usuario tiene dos opciones: o bien mejora las capacidades de su máquina, particularmente con el incremento del procesador y la tarjeta gráfica, o bien se agrupa entre varios ordenadores en red para trabajar de forma conjunta en la obtención de Bitcoins.

Escribe el primer comentario

Deja una respuesta

Tu email no será publicado.


*